Sprim Fruits, sabores auténticos con
fruta 100% natural

El único no-polo de fruta 100% natural

¿Qué es un Sprim?

Un sprim es la fruta que se come con palo. Fruta entera y fresca, directa del campo, que después trituramos para preservar toda su fibra y propiedades.

Auténtica fruta. Y nada más. Perdón, y un palo de madera.

Lo que no es un Sprim

Los secretos de nuestro envase

Envase innovador

Somos transparentes

Queremos enseñarlo todo, sin pudor. Durante dos años investigamos cómo crear un envase para que vieras la fruta tal cual, con su color y textura naturales. Y que además conservara el sabor original del producto, durante un año, sin utilizar conservantes. Nos comimos cientos de Sprims en el camino y lo conseguimos.

Si además te gusta leer o saber, en el dorso puedes encontrar los ingredientes claros y en grande, sin conceptos extraños que no entenderíamos ni nosotros. Productos sencillos y naturales, y el mínimo de agua, para poder triturarlos.

Innovador

Es el único en el mercado que permite conservar la fruta en el congelador, durante un año, sin conservantes artificiales.

Seguro

El envasado al vacío libra de atmósfera el interior del envoltorio, así el contenido queda libre de agentes externos presentes en el aire.

Provocador

Te lo mostramos todo, sin envoltorios que esconden. Lo mejor de Sprims Fruits está en el interior.

Tradición y pasión por la fruta

Nuestra historia

Sprim Fruits surge de la 4ª generación de una familia de fruteros. Queríamos trabajar con la fruta, como ya hacían nuestros abuelos, manteniendo la autenticidad y naturalidad del producto.

Eso sí, con una chispilla de alegría, transformándola en no solo un alimento sano y buenísimo. Buscamos la forma divertida, refrescante y práctica de seguir comiendo fruta, todo el año y toda la familia (¡sí, adolescentes también!).

Lanzamos una primera fórmula muy simple en el mercado de La Boquería. Funcionó. Y con los años y la experiencia la redondeamos. Todo un éxito gracias a un secreto muy simple: desde hace 80 años, somos fruteros. Conocemos y sabemos cómo trabajar la fruta que llega directamente del campo. No hay más.

La boqueria